¡Qué diciembre también sea una fiesta natural!


Día a día se evidencia la falta de cultura ciudadana entre algunos habitantes de la Comuna 4, pues ni siquiera un Código de Policía, que parece drástico, ha podido aliviar un fenómeno que imparable: El mal manejo de las basuras.

En nuestros barrios las personas han vuelto costumbre sacar las basuras en los días y horas que no corresponden, y aprovechan las primeras horas de la mañana o las altas de la noche, para dejarlas en las esquinas o en frente de la casa de algún vecino. Hay lugares donde la acumulación es tal, que impide el libre paso de los peatones.

Hay recicladores que cuando buscan algo dentro de las bolsas, las dejan desordenadas y es ahí donde los perros aprovechan para terminar de esculcar, ayudando a que los desechos queden esparcidos por la calle, las aceras o los espacios verdes, una situación que incomoda a los vecinos y que ayuda a la propagación de mosquitos y enfermedades.

Con la llegada de diciembre, mes en el que se avivan la alegría, las luces y los cantos, y época de reencontrarse con la familia y sus abrazos, también llega el consumo masivo, en el que parece que olvidamos las escasas cátedras sobre el cuidado ambiental. Olvidamos cada reporte sobre la calidad del aire con el que tanto nos alarmábamos

¿Y el reciclaje?

Según reportes del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Colombia produce 12 millones de toneladas de basura y solo recicla el 17%, lo que deja claro que aún no tenemos una cultura del reciclaje. A esto se suma que existen materiales que aún no es clara la manera en la que se pueden aprovechar, como el icopor o el aluminio.

Vivimos en una Comuna en la que todos los días pasan cosas importantes, en cultura, deportes y música, etc, pero no es así en temas de medio ambiente, y aunque la comunidad ha llevado a cabo acciones para mitigar el problema de la basura y cada día son más las personas que se suman a mantener limpios sus barrios, y además existen programas que se suman a las iniciativas ciudadanas, no parecen ser suficientes.

En estos días de fiesta, donde la generación de desechos aumenta descontroladamente, vale la pena tomarnos un momento para pensar en cómo vamos a hacer para motivar un consumo responsable, que aporte al cuidado del medio ambiente.